He Yaia Keti Oka, el conocimiento tradicional (Jaguares de Yuruparí) para el manejo de los grupos indígenas del río Pirá Paraná

Sistema Normativo Wayuu aplicado por el Putchipüi’üi (Palabrero)
30 octubre, 2019
Fiestas de San Francisco de Asís, o San Pacho, en Quibdó (Chocó)
30 octubre, 2019

Conocimiento supremo, Conocimiento sagrado de origen, esencia de vida… y del mundo

Inscrito en 2011 (6.COM) en la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad

Como si se tratase de un mundo de fantasía en el que conviven sanamente los seres visibles e invisibles, junto con la tierra, el aire, los animales, las especies vegetales, los humanos y los cultivos, del río Paraná nace “el corazón-centro” de un gran territorio llamado “Los Jaguares de Yuruparí” que cobija a seis grupos étnicos, identificados con su propia lengua. El conocimiento sagrado de origen, esencia de la vida y del mundo, está concentrado en los espíritus jaguares, quienes han ordenado sabiamente los conocimientos para el buen manejo de su mundo y de la naturaleza. 

Esta manifestación contribuye a los procesos de convivencia pacífica a partir del cuidado y preservación del medio ambiente. Los jaguares de Yuruparí también favorecen el mejoramiento de la calidad de vida de las personas a través de la práctica de curación de enfermedades de origen tradicional; por su parte, las mujeres realizan una labor esencial en el funcionamiento y cuidado de la salud al ser consideradas las Madres soberanas del reino de los cultivos, ellas son las Madrinas de los iniciados que velan por el cuidado de los niños, y son las Cantadoras,  mujeres que han sido curadas para responder con su canto al Maestro de Danzas durante algunos rituales; así, las labores de unos y otros están relacionadas en un sistema integral de mutua dependencia.

Esta mística manifestación se encuentra en la ciudad de Mitú y el corregimiento de Pacoa, Cuenca del Río Pirá Paraná, en el departamento de Vaupés.