La música vallenata tradicional del Caribe colombiano

Música de marimba y cantos y bailes tradicionales de la región colombiana del Pacífico Sur y de la provincia ecuatoriana de Esmeraldas
30 octubre, 2019
Cantos de Trabajo de Llano
30 octubre, 2019

Memoria de costumbres, trazos de vida, caminos, lugares y personajes. Giros y exclamaciones, a ritmo de paseo, son, merengue y puya

Inscrito en 2015 (10.COM) en la Lista del Patrimonio Cultural Inmaterial que requiere medidas urgentes de salvaguardia

Durante el siglo XIX el norte de Colombia fue testigo de una interesante e inusitada mezcla de expresiones culturales que decantaron, entre otras formas, en el género musical vallenato, concebido como el medio por excelencia para la divulgación y acceso a la información propia de los hechos acaecidos en el diario vivir y el acontecer nacional, posibilitando la transmisión generacional de la memoria y de los saberes y costumbres de la región. Actualmente, el vallenato se interpreta en festivales musicales específicos, así como en parrandas familiares y de amigos, desempeñando un papel decisivo en la creación de una identidad regional común que alberga la tradición.

El vallenato constituye un factor de integración y cohesión social toda vez que las comunidades se han apropiado del territorio y de las diferentes actividades llevadas a cabo en él como símbolos de pertenencia e identidad, donde la música, expresada en sus diferentes manifestaciones, constituye el eje transversal que convoca, une y también diferencia a los pueblos. Este importante género musical también ha permitido la valoración y preservación de la tradición oral al servir como referente histórico de la región y como fuente de remembranza de costumbres, lugares y personajes, transmitidos de generación en generación. Así mismo, la mujer ha desempeñado un papel protagónico en todas las épocas y procesos que confluyeron en la creación y estructuración del vallenato, tanto en su manifestación original como actual. 

Vale la pena notar que la música vallenata tradicional se ha caracterizado por el posicionamiento de los referentes más importantes de la composición e interpretación de la música colombiana, generando un amplio mercado de consumo musical que se ha vuelto sustento de músicos vallenatos en todos los rincones del país. Además del consumo musical, es destacar la luthería como un campo de emprendimiento y la circulación a través de una amplia programación de festivales vallenatos en todo el país donde se expone el talento alrededor de esta tradición. De igual forma, las canciones vallenatas tradicionales son una fuente importante de construcción de memoria e identidad en todo el territorio del Caribe colombiano, generando vínculos culturales y sociales fundamentales que aportan al desarrollo y al tejido social en la región.

La manifestación dice presente en importantes municipios de los departamentos del Cesar, Magdalena y la Guajira. El primero de ellos alberga El Paso, Chimichagua, Chiriguaná, La Jagua, Curumaní, Becerril, Codazzi, San Diego, La Paz, Manaure, Valledupar, El Copey, Bosconia. El segundo departamento está representado por Ciénaga, Santa Marta, Sevilla, Aracataca, Reten, Fundación, Pivijay, Remolino, Chivolo, Cerro de San Antonio, Concordia, El Piñón, Zapallán, Ariguaní, Granada, Plato y Guamal. En La Guajira, el vallenato tradicional se vive en Dibulla, Riohacha, Albania, Hatonuevo, Barrancas, Fonseca, Distracción, San Juan del Cesar, El Molino, Villanueva, La Jagua del Pilar y Urumita.