El proceso de formar y vivir como nükak baka (gente verdadera)

Encuentro Nacional de Bandas Musicales de Paipa
30 octubre, 2019
La tradición de celebrar a los ahijados con macetas de alfeñique en la ciudad de Santiago de Cali
30 octubre, 2019

Representantes ilustres  de otras formas de vida, círculo de recursos.  Caminantes de la selva

Este pueblo ancestral enseña a través de “El proceso de formar y vivir como nükak baka (gente verdadera)” tanto los rituales, como los patrones de crianza, hábitos y conocimientos del ciclo de la vida mediante los cuales las personas se preparan para fortalecer su cuerpo y espíritu y con ello asumir el establecimiento de un hogar armonioso, la procreación y la crianza de nükak baka. Esta manifestación, profundamente mística, alberga los conocimientos tradicionales que posibilitan el manejo del mundo y de la naturaleza a partir de la tradición oral de los nükak, contribuyendo así a la perpetuación y defensa de la vida humana y su prolongación en este mundo.

El aporte de este espiritual proceso al desarrollo se refleja en varios saberes e instrumentos, uno de ellos es el idioma nükak que posee un amplio repertorio de formas que incluyen el lenguaje hablado, las adivinanzas y los cantos propios de los bailes rituales que se celebran con diversos fines, entre los que se destacan el augurio de buenas cosechas, la preparación de fórmulas con miras a promover la fertilidad de los huertos, las curaciones para limpiar y proteger a personas en distintos momentos del ciclo de vida como la gestación, el parto, el nacimiento, la pubertad, o la enfermedad. El proceso de formar y vivir como gente verdadera también contribuye a la convivencia pacífica en tanto instruye sobre el control de los pensamientos y las emociones, donde los comportamientos morales son los más apropiados para lograr una coexistencia armónica con parientes e individuos en general. Los valores y sentimientos que más se acentúan son la generosidad, la solidaridad, la alegría, la laboriosidad, el saber acompañarse, el respeto y la autonomía, esta última estimula la responsabilidad individual que tiene cada persona con la comunidad en el ejercicio diario de sus actividades, sin que existan poderes coercitivos dentro de la estructura social nükak y, en caso de conflicto, se pueda resolver dentro del marco del respeto y la solidaridad.

Este pueblo nómada y su visión cosmológica de la vida inserta en un círculo de recursos se encuentra en San José de Guaviare.