Sistema de conocimiento ancestral de los pueblos arahuaco, kankuamo, kogui y wiwa de la Sierra Nevada de Santa Marta

Saberes asociados a la partería afro del Pacífico
30 octubre, 2019
Conocimientos y técnicas tradicionales asociadas con el Barniz de Pasto Mopa-Mopa, Putumayo-Nariño
31 octubre, 2019

Lenguaje espiritual, palabra que nace de la visión del estado intangible del origen del universo, comprensión de la normatividad cultural establecida por la Madre, denominada Ley de Origen.

La imponente Sierra Nevada de Santa Marta constituye el escenario cosmológico por excelencia para dar vida al conjunto de reglas, pautas y normas de cuidado para el mantenimiento original del mundo. Fueron esos principios los que permitieron poner fin al otrora desacuerdo entre las potestades espirituales, cuando todo era pensamiento y el universo aún no existía de forma material. Cuando hubo de materializarse, los principios del Sistema de Conocimiento Ancestral, contenidos en la Ley de Origen, fueron establecidos para que los cuatro hijos originarios que representan los pueblos indígenas de la Sierra Nevada de Santa Marta los cumplieran, a fin de procurar la armonía y evitar la discordia.

Esta tradición comporta un estricto y riguroso trabajo espiritual y material en cabeza de los mamos, que implica años de pagamentos, seguimiento y relación constante para revitalizar y equilibrar energéticamente, en la medida de lo posible, la transformación creada a un elemento y a un espacio dado desde el Origen. Estos pueblos conciben el territorio como la confluencia de todo lo que existe, tanto en su estado espiritual como material, que conforma un solo mundo de convivencia recíproca, simultánea, integral, colectiva y complementaria; de ahí que sea el espacio donde se recrea la cultura y la integridad de las relaciones sociales, culturales y espirituales, que constituyen el fundamento de su permanencia como pueblos. 

La sabiduría ancestral de los pueblos arahuaco, kankuamo, kogui y wiwa prevalece en la majestuosa Sierra Nevada de Santa Marta.